Conjuntival

Conjuntivitis

Definición
La conjuntivitis es la inflamación de un tejido fino, que recubre parte del globo ocular y la porción interna de los párpados, llamado  conjuntiva. Siendo una de las afecciones del ojo más frecuentes en niños y adultos. Esta inflamación hace más visibles los vasos sanguíneos sobre la esclera (el blanco del ojo), lo que le da al ojo un color rosado o rojizo.
Las conjuntivitis suelen presentar cuadros sencillos de fácil resolución, pero pueden complicarse de no tratarse adecuadamente. Por lo que siempre será útil recurrir a un oftalmólogo que identifique correctamente la causa.

Causas
En muchas ocasiones resulta difícil conocer la causa exacta de la conjuntivitis, dado que algunos signos y síntomas pueden ser iguales independientemente de la causa que la origine.
Las principales causas de conjuntivitis son:
• Virus y bacterias: representan el 40 % de las conjuntivitis infecciosas.
• Alérgenos: sustancias o partículas órganicas que desencadenan procesos alérgicos. Los más comunes son: ácaros, polen u otros restos orgánicos de animales y plantas.
• Sustancias irritativas: disolventes, punturas, cosméticos, cremas, cloro de las piscinas, soluciones de mantenimiento de lentillas, etc.

Síntomas
Los principales síntomas son:
• Hiperemia (enrojecimiento)
• Picor
• Sensación de cuerpo extraño o “arenilla”
• Lagrimeo
• Secreciones amarillentas o verdosas
• Hinchazón de párpados
• Dolor externo al parpadear en los casos más severos
• Fotofobia (hipersensibilidad a la luz)

Prevención
La conjuntivitis causada por virus o bacterias es muy contagiosa, por lo que es importante tomar medidas preventivas para no ser afectado o, en el caso de padecerlo, no afectar a terceros.
• Evite tocarse o frotarse los ojos.
• Evite compartir el maquillaje y todo aquello que pueda estar en contacto con los ojos del paciente infectado (almohadas, sábanas, toallas, soluciones de mantenimiento de lentillas….)
• Lavarse las manos inmediatamente si se ha estado en contacto con alguien con conjuntivitis
• No llevar al colegio a niños con la infección
• Limpiar las secreciones de los ojos dos veces al día
• No usar lentes de contacto

Tratamiento
El tratamiento de la conjuntivitis varía significativamente en función de la causa que la produce:
• La conjuntivitis vírica, como en el caso de un resfriado, no tiene tratamiento específico aunque existen cuidados especiales recomendados por el oftalmólogo que pueden ayudar a controlar los síntomas y a prevenir complicaciones
• La conjuntivitis bacteriana, por el contrario, se trata con colirios antibióticos y suele remitir en una semana aproximadamente
• La conjuntivitis alérgica suele responder bien al tratamiento con antihistamínicos o puede desaparecer por sí sola al eliminar el alérgeno causante. Los síntomas se pueden aliviar con compresas frías y, en algunos casos, pueden prescribirse corticoides tópicos para reducir la inflamación
• La conjuntivitis irritativa se minimiza eliminando la causa y administrando tratamiento antiinflamatorio hasta que se recupere la normalidad

Pterigium

Definición
El Pterigium (Pterigion) es una tumoración benigna de forma triangular que se extiende desde la conjuntiva hacia la córnea. Se presenta como una zona elevada blanquecina en el borde interno y/o externo de la córnea. Se localiza en la hendidura interpalpebral, suele ser bilateral y asimétrico y es más frecuente en el sector nasal. La incidencia del Pterigion varía según la edad y es mayor en regiones tropicales o con muchas exposición solar.

Causas
El principal factor causante de la aparición del Pterigion es la exposición solar. Esto justifica su mayor prevalencia en personas de hábitat tropical o aquellas con trabajos de exterior. La presencia de agentes externos que impiden una correcta lubricación de la superficie ocular, son también un factor importante que desencadena irritación de la conjuntiva y su posterior crecimiento.

Síntomas
Los Pterigion más pequeños no cursan con síntomas y pueden permanecer estables muchos años.
En el resto, los principales síntomas son:
• Hiperemia (enrojecimiento de la zona afecta)
• Sensación de cuerpo extraño o “arenilla”
• Lagrimeo
• Diminución visual (por aparición de astigmatismo en los casos más avanzados)

Prevención
Se puede reducir el riesgo de desarrollar un Pterigion o pingüécula (un tipo de alteración conjuntival muy similar) disminuyendo las causas que lo provocan. Por lo tanto, será útil llevar gafas de sol para proteger los ojos, un sombrero o gorra, y aplicar lágrima artificial humectante en lugares secos.

Tratamiento
Si es pequeño y asintomático se mantiene el control de su tamaño. De coexistir con síntomas leves, se trata con lágrimas humectantes y prevención con gafas solares.
En los casos en que los síntomas son mayores, y el crecimiento del Pterigion invade la córnea, podemos plantearnos un tratamiento quirúrgico de extirpación. Si invade el eje visual, es probable que persistan parte del astigmatismo corneal generado, una vez retirado el tejido anómalo.
Existe la posibilidad de recidivar (reaparecer) en un 30% de los casos, pudiendo hacerlo con mayor agresividad si la operación no está bien realizada. Cuando el pterigión no invade el eje visual, las posibilidades quirúrgicas de éxito inmediato son muy elevadas (superiores al 90%).

¿Desea realizar una visita virtual con un profesional?

¡Regístrese antes!

Antes de continuar necesitamos que nos ayude a calibrar su pantalla

 

Calibrar ahora