Corneal

Queratocono

Definición
El queratocono es una alteración ocular, en la que se produce una deformación de la córnea por un adelgazamiento progresivo de la zona central o paracentral. Este adelgazamiento provoca un aumento localizado de la curvatura de la córnea, dando lugar a la formación de un astigmatismo irregular y a una importante pérdida de visión.
La estructura interna de la córnea está formada por fibras de colágeno. Esta proteína en el interior de nuestra córnea es la causa principal del desarrollo del queratocono.
La tasa y rapidez de progresión del queratocono es muy variable de unos pacientes a otros, pero generalmente es mayor en personas jóvenes.
El queratocono se puede desarrollar en uno o en ambos ojos, aunque casi siempre es bilateral.

Causas
El queratocono es una enfermedad con una clara componente genética. Parece heredarse en el 25% de los casos. En el resto, aparece de forma esporádica. Siguen siendo desconocidas las causas que determinan dicho adelgazamiento y posterior ectasia corneal.
Suele aparecer en la pubertad. Existen patrones similares al queratocono que son debidos a cirugías o traumatismos previos. También hay casos relacionados con alergia ocular crónica o frotamiento continuo de los ojos.
FOTOS: queratocono1.jpg  y queratocono2.jpg

Síntomas
Los síntomas más habituales son:
• Visión borrosa de lejos y cerca.
• Aparición de un astigmatismo inexistente.
• No se mejora del todo la visión con la nueva graduación.
• Picor de ojos y alergias muy frecuentes. No es aconsejable frotar los ojos continuamente.
• Cambios en la graduación (receta de gafas) muy frecuentes sobre todo en el astigmatismo.
• Fotofobia, deslumbramiento y halos en las luces.
• Algunos problemas de visión nocturna.

Tratamientos
El queratocono no se puede prevenir, pero una detección precoz es crucial para intentar evitar una progresión acelerada.
La corrección con gafas sólo es efectiva en los casos incipientes. Conforme progresa y astigmatismo se irregulariza, no es posible obtener una buena calidad visual con gafas. En estos casos, se debe recurrir a la adaptación de lentes de contacto RPG (rígidas permeables al gas).

Los tratamientos quirúrgicos, como los anillos intraestromales para regularizar la córnea o el cross-linking corneal para darle rigidez, se llevan a cabo en los casos en los que existe progresión incontrolada de la patología.

Actualmente el transplante de córnea para el tratamiento del queratocono se reserva para casos muy evolucionados de la patología, con visiones residuales mínimas. El trasplante puede realizarse, reemplazando selectivamente las capas afectadas de la córnea; DSAEK.

Dellen corneal

Definición
El Dellen son adelgazamientos de las capas estromales de la córnea, con la preservación del resto de capas. Suele aparecer en la periferia de la córnea en forma de depresión redondeada. Se forma por una deshidratación localizada, normalmente originada por la falta de humectación del palpebral.
Causas
Las tres causas principales son: Lesiones límbicas sobreelevadas, empleo de lentes de contacto duras e idiopáticas en ancianos.
El Dellen suele aparecer adyacentes a elevaciones agudas como la ampolla de filtración conjuntival en cirugía de glaucoma, pterigium, pinguécula, quemosis postoperatorias, calcificaciones corneales periféricas, episcleritis, masas límbicas, hiposfagma…

Síntomas
La mayoría de los pacientes son asintomáticos, aunque algunos pueden presentar sensación de cuerpo extraño, enrojecimiento y ciertas molestias.

Tratamiento
El tratamiento del Dellen corneal supone básicamente la eliminación de la causa, además de ayudar al tratamiento mediante la hidratación corneal con lágrimas artificiales o lubricantes.
En algunos casos  tapar el ojo con parches (oclusión), puede favorecer la recuperación.
Una solución alternativa y efectiva al parche por razones estéticas, puede ser la adaptación de una lentilla corneal de gran diámetro.
La mayoría de los pacientes tratados de Dellen ocular mejoran en una o dos horas y suele  desaparecer en 24 a 48 horas.

Queratitis infecciosa

Definición
La queratitis infecciosa es la  inflamación de la córnea por su infección con; bacterias, virus, hongos y parásitos.
Como en cualquier proceso infeccioso, es de suma importancia el diagnóstico y tratamiento precoz para evitar secuelas graves en la visión.
Las infecciones corneales pueden dar lugar a la aparición de una lesión blanquecina (absceso). Tras la curación, esta puede derivar en una cicatriz permanente, que puede o no limitar la visión en función de que su localización sea más central en la córnea.

Causas
Ocurre con elevada frecuencia en pacientes portadores de lentillas. Existen estudios que indican que tienen 6 veces más probabilidades de padecer alguna infección corneal. El 90 % de estas infecciones en portadores de lentillas, se debe a un mal uso de las mismas.
Lesiones, arañazos, traumatismos, tratamientos farmacológicos inadecuados entre otros, pueden desencadenar un proceso infeccioso en la córnea.
 
Síntomas
Los signos y síntomas de la queratitis incluyen:
• Enrojecimiento del ojo
• Dolor en los ojos
• Lagrimeo constante
• Dificultad para abrir el párpado a causa del dolor o la irritación
• Visión borrosa
• Sensibilidad a la luz (fotofobia)
• Sensación de picazón, ardor o arena en el ojo
• Hinchazón alrededor de los ojos
• Sensación de que hay algo en el ojo

Tratamiento
La queratitis infecciosa es una emergencia médica que requiere iniciar de forma rápida un tratamiento agresivo, y así limitar la posible pérdida de visión.
Lo ideal, previo al tratamiento con colirios y antibióticos vía oral, es realizar un cultivo con muestras del ojo afecto. Esto determina el tipo de microorganismo causante de la infección, y permite tratarlo de forma específica.
Si no se produce una rápida mejoría, puede que se precise decidir un cambio de tratamiento. Cualquier complicación en la evolución de la infección derivará en un mayor riesgo de pérdida visual.
Las infecciones por hongos y parásitos como la Acanthamoeba suelen presentar mayores dificultades en su curación. Y algunos casos pueden evolucionar por presentar resistencias a los tratamientos.
Las cicatrices en la córnea causantes de pérdida de visión pueden necesitar cirugías posteriores que las eliminen; Láser (PTK) si son poco profundas, o un trasplante de córnea si son profundas y abundantes.
Prevención
Los usuarios de lentes de contacto han de tener una buena higiene en la manipulación de las mismas, utilizar correctamente las soluciones de mantenimiento, no dormir con las lentes de contacto, no bañarse con ellas (especialmente en lugares de aguas cálidas), y retirar su uso y acudir a un profesional cuando se noten molestias.

Sequedad ocular

Definición
El ojo seco o síndrome de sequedad ocular es una alteración que se produce en la superficie de la córnea y la conjuntiva por escasez de lágrima o porque su composición no es la adecuada. En consecuencia, la superficie del ojo no se lubrica correctamente, lo que puede dar lugar a molestias oculares, problemas visuales y lesiones en la córnea y/o la conjuntiva.
La composición de la lágrima es; 90 % agua, lípidos (que impiden que se evapore), y mucina (una proteína que actua como tensioactivo) que permite que la lágrima se extienda por la superficie ocular.
Causas
El ojo seco se produce cuando la glándula lagrimal o las glándulas secretoras de proteínas y lípidos que componen la lagrima no lo hacen adecuadamente, por lo que no puede darse su función humectante. Las causas más comunes son: disminución de la secreción debida a la edad, por factores ambientales, lecturas prolongadas y muchas horas ante monitores, algunas enfermedades sistémicas como el Síndrome de Sjögren, artritis reumatoide, lupus eritematoso, etc,  al uso intensivo de lentes de contacto, o tras determinadas cirugías oculares, y por cambios hormonales en las mujeres debidos al embarazo o la menopausia.

Síntomas
Los principales síntomas del ojo seco son:
• Dolor
• Sensación de arenilla en el ojo
• Fotofobia: Sensibilidad a la luz es la incapacidad para tolerar la luz
• Picor o purito
• Visión borrosa
• Ardor o quemazón
• Enrojecimiento
• Fatiga o pesadez palpebral
• Lagrimeo

Tratamiento
El ojo seco puede dar lugar a queratitis, cicatrices, pérdida de la visión y úlceras corneales. Por lo que una detección precoz y un tratamiento controlado han de servir para evitar todas estas complicaciones.
Desafortunadamente, el ojo seco no se cura definitivamente. Pero la combinación de tratamientos globales puede paliar todos sus síntomas. Con el uso de lágrimas artificiales conseguimos humectar y lubricar la superficie ocular. En la actualidad existen numerosos tipos de lágrima,  con cualidades específicas, que se ajustan a las características individuales de cada paciente. Las terapias antiinflamatorias con corticoides i ciclosporinas también se aplican temporalmente en combinación con el uso de lágrimas, aunque este tipo de tratamientos no pueden darse a largo plazo.
En otros casos puede indicarse la implantación de tapones lagrimales, que actúan ocluyendo el canal lagrimal, con el fin de preservar la lágrima disponible.
Sólo en casos extremos se puede trasplantar un trozo de glándula salivar en la zona superior del ojo, de forma que esa glándula salivar segregue saliva para lubricar la superficie ocular. 
Prevención
Usar gafas protectoras. No exponerse a corrientes de aire. Humedecer el ambiente en lugares secos. Evitar ambientes cargados de humo. Parpadear con frecuencia en momentos de lectura o frente a monitores y televisión. Evitar el maquillaje. Limitar el uso de lentes de contacto.

¿Desea realizar una visita virtual con un profesional?

¡Regístrese antes!

Antes de continuar necesitamos que nos ayude a calibrar su pantalla

 

Calibrar ahora