PEV (Potenciales visuales evocados)


Consiste en una señal eléctrica generada por la corteza visual occipital como respuesta a la presentación de un estímulo normalizado, que mide la actividad eléctrica del cerebro en respuesta a la estimulación de las vías nerviosas sensoriales específicas. Son capaces de detectar el enlentecimiento de la conducción eléctrica causada por un daño (desmielinización) a lo largo de estas vías.

Con el fin de medir los potenciales evocados, los cables se colocan en el cuero cabelludo que recubre las áreas del cerebro estimulados. El examinador proporciona determinados tipos de información sensorial (por ejemplo, el sonido, la luz o la sensibilidad), y registra las respuestas del cerebro de la persona. Una prueba de potenciales evocados es inofensivo, generalmente sin dolor, y es una técnica muy sensible para la detección de lesiones (áreas dañadas).

Es por lo tanto, una prueba para valorar la integridad funcional de la vía visual más allá de las células ganglionares. La PEV se utiliza para identificar la transmisión alterada a lo largo de las vías del nervio óptico, el cual es un hallazgo inicial bastante común en la EM (Esclerosis Multiple).

 

Quiero ver qué profesionales pueden hacerme esta prueba

Ver ahora

 

¿Desea realizar una visita virtual con un profesional?

¡Regístrese antes!

Antes de continuar necesitamos que nos ayude a calibrar su pantalla

 

Calibrar ahora