Test de osmolaridad lagrimal

El ojo seco o síndrome de sequedad ocular es una alteración que se produce en la superficie de la córnea y la conjuntiva por escasez de lágrima o porque su composición no es la adecuada. En consecuencia, la superficie del ojo no se lubrica correctamente, lo que puede dar lugar a molestias oculares, problemas visuales y lesiones en la córnea y/o la conjuntiva.
La composición de la lágrima es; 90 % agua, lípidos (que impiden que se evapore), y mucina (una proteína que actua como tensioactivo) que permite que la lágrima se extienda por la superficie ocular.

Cualquier alteración en los componentes lagrimales, ya sea cualitativa o cuantitativa, genera un incremento de la osmolaridad lagrimal, siendo esta osmolaridad una de las causantes de las alteraciones que tienen lugar en el ojo seco. La osmolaridad se define como la concentración total, medida en osmoles por litro, de una sustancia en una disolución.  La hiperosmolaridad produce lesión en el epitelio corneal y conjuntival de forma directa al inducir la descamación celular.

El test de osmolaridad permite obtener una medida objetiva del ojo seco, facilintando su diagnóstico, y prevención del empeoramiento de pacientes candidatos a cirugías refractivas con láser.

Quiero ver qué profesionales pueden hacerme esta prueba

Ver ahora

 

¿Desea realizar una visita virtual con un profesional?

¡Regístrese antes!

Antes de continuar necesitamos que nos ayude a calibrar su pantalla

 

Calibrar ahora