Test de Schirmer

Consiste en medir el volumen de lágrima que produce el ojo. Para ello se colocan unas tiras de papel (específico para el test) en el canto externo  del saco conjuntival inferior, se pide al paciente que cierre los ojos. 

Se valora en un tiempo de 3 a 5 minutos, cuánto se moja la tira de papel (que está numerada). Valores por debajo de 10 mm pueden considerarse valores bajos, y pueden estar indicando que se trata de un ojo seco.

La prueba del Test de Schirmer puede realizarse sin y con anestesia, según queramos incluir o no, respectivamente,  la producción lagrimal por el reflejo de contacto corneal.

 

Quiero ver qué profesionales pueden hacerme esta prueba

Ver ahora

 

¿Desea realizar una visita virtual con un profesional?

¡Regístrese antes!

Antes de continuar necesitamos que nos ayude a calibrar su pantalla

 

Calibrar ahora