Tomografía de coherencia óptica (OCT)

La tomografía de coherencia óptica es una técnica óptica de adquisición  de imágenes que realiza cortes de la retina “in vivo” con alta resolución. El tomógrafo de coherencia óptica  dispone de un interferómetro que permite combinar  los ecos procedentes de  la  luz  reflejada de la retina con la reflejada en el espejo de referencia, produciéndose un fenómeno denominado “interferencia”   que es posible detectar y medir con ayuda de un fotodetector.

De esta forma, el tomógrafo de coherencia óptica  nos permite obtener de una forma no invasiva imágenes tomográficas de la retina con una resolución axial de 5-10 micras.  El tomógrafo de coherencia óptica  puede escanear la retina peripapilar, la papila y la mácula y se ha utilizado fundamentalmente para el diagnóstico y seguimiento  de  las  afecciones  de  la  retina así como en la valoración del espesor de fibras del nervio óptico.

La OCT permite también el estudio de  la córnea, el iris, valorar el ángulo camerular, y medir distancias en polo anterior. La indicación principal de la técnica es el estudio de la patología retiniana y de la interfase vítreo-retiniana macular. También se ha utilizado para el estudio de tumores intraoculares, distrofias retinianas e incluso para la obtención de imágenes de alta resolución del polo anterior.

Su indicación más frecuente es el seguimiento de la presencia de líquido intra o subretiniano de diversa etiología, en el control del tratamiento de la degeneración macular húmeda, en el diagnóstico de MER (membrana epiretiniana), MNV (membrana neovascular), desprendimiento del EPR (epitelio pigmentario de la retina). En esta situación nos ofrece datos objetivos sobre la progresión de estas patologías y la respuesta a sus tratamientos.

 

Quiero ver qué profesionales pueden hacerme esta prueba

Ver ahora

 

¿Desea realizar una visita virtual con un profesional?

¡Regístrese antes!

Antes de continuar necesitamos que nos ayude a calibrar su pantalla

 

Calibrar ahora