¿Qué es la cirugía refractiva?

La cirugía refractiva es el conjunto de técnicas quirúrgicas que nos van a permitir eliminar o reducir los defectos refractivos (de graduación) del paciente.  Consiguiendo una visión óptima (Optimview),  sin la ayuda de complementos ópticos (gafas o lentillas).
En función de la oculometría (curvatura corneal, grosor corneal, diámetro pupilar, profundidad de cámara, longitud axial, entre otros…), de la graduación a corregir y sobre todo, de las necesidades visuales del paciente  (tanto laborales como de ocio), se determinará la forma quirúrgica más adecuada.
Existen dos formas de corregir los defectos refractivos (miopía, hipermetropíaastigmatismo): modificando la forma de la córnea mediante un láser, o implantando una lente intraocular (en el interior del ojo).
Dentro de estos dos grandes bloques de cirugía, encontramos variantes quirúrgicas que aportan ventajas particulares ante determinados parámetros preoperatorios. Este abanico de posibilidades permite elegir de forma personalizada la mejor opción quirúrgica, minimizando el riesgo de complicaciones y obteniendo una rápida recuperación visual.
 

Cirugía refractiva láser

Cirugía refractiva con lentes intraoculares

Láser: Permite el moldeo de la curvatura de la córnea. Ya sea de forma directa mediante un láser excimer, o tallando y extrayendo un lénticulo con el láser femtosegundo.

Lensectomía: Se sustituye el cristalino, (lente propia) del paciente, por una lentilla intraocular. El modelo y dioptrías de la lente se elige a partir de los datos biométricos del ojo y de las necesidades oculares del paciente.

 

Lentes fáquicas: Se sustituye el cristalino, (lente propia) del paciente, por una lentilla intraocular. El modelo y dioptrías de la lente se elige a partir de los datos biométricos del ojo y de las necesidades oculares del paciente.

 

 

1- Cirugía refractiva Láser

Permite aplanar o incurvar la córnea, de forma generalizada, para miopes o hipermétropes, respectivamente, o de forma localizada en el caso de astigmatismos. Las técnicas existentes son:

LASIK (láser excimer): Es la más conocida y versátil. Abarca un amplio rango de dioptrías a corregir. Precisa de la existencia de un colgajo (o flap) para poder hacer el tratamiento con el láser. Este paso previo es el que genera la mayor tasa de complicaciones durante la cirugía.

Indicaciones:
Pueden ser candidatos a cirugía los pacientes con algún defecto refractivo (graduación) que tengan entre 20 y 50 años. En algunos casos, como cirugía combinada  (Bioptics) puede aplicarse a pacientes de mayor edad. Es imprescindible que exista estabilidad refractiva (graduación sin cambios) de al menos 1 año.
Rango de dioptrías: Miopías de 0 a 7 (8) dioptrías, hipermetropías de 0 a 5 dioptrías, astigmatismos de 0 a 5 dioptrías, o combinados. Las graduaciones a corregir que estén próximas a los límites aconsejables, deberán ser cuidadosamente valoradas por su Oftalmólogo.

Contraindicaciones:
Estado refractivo (graduación) inestable: Que exista una variación mayor de -1.0 D (dioptría) en miopes o astigmatismos y  +1.5 (2) D en hipermétropes respecto a la graduación habitual del paciente. Que la paciente esté embarazada no es una contraindicación propiamente dicha. Aunque  es recomendable esperar unos meses tras el parto hasta alcanzar la estabilidad refractiva. Está demostrado que con la gestación pueden existir, por los cambios hormonales producidos, aumento del grosor y la curvatura de la córnea, disminución de la presión intraocular y disminución de las secreción lagrimal.
Curvaturas corneales muy planas o muy curvas en su origen y que deban aplanarse o incurvarse más para corregir la graduación. Se recomienda no dejar K´s (curvaturas corneales) medias postcirugía inferiores a 36 dioptrías o superiores a 50 dioptrías. Grosores corneales insuficientes para hacer el moldeo requerido.
Pacientes que su actividad laboral o hobbies puedan verse comprometidos por los reflejos corneales generados por la cirugía. Los reflejos o halos están directamente relacionados con el diámetro pupilar del paciente. Siendo necesarias áreas de tratamiento grandes para disminuir la aparición de éstos reflejos, en pacientes con diámetros pupilares grandes
Patologías propias de la córnea; úlceras, queratoconos, córneas que han cursado herpes simple o herpes Zoster (se ha de dejar pasar el tiempo adecuado, de lo contrario, se puede reactivar el virus), etc.

 
 
PRK: Técnica pionera en el campo de la cirugía refractiva. Cubre un rango de graduaciones pequeño; Para miopes y astigmatismos que no excedan las 4.0D. No sirve para hipermétropes. La principal ventaja es que no precisa de colgajo (flap), por lo que eliminamos las complicaciones derivadas del corte. La recuperación visual es más lenta, y algo más dolorosa,  porque se ha de regenerar el epitelio corneal  (que se sustrae previo al tratamiento con el láser). La epitelización de la córnea puede tardar entre 3-5 días. Para facilitarlo y disminuir las molestías postoperatorias se pone una lentilla terapéutica, la cual se retira a los 5-7 días de la cirugía.

Indicaciones:
Pacientes con curvaturas de córneas altas e irregulares pueden tener mayores probabilidades de complicaciones en la formación del flap (colgajo) que se precisa en la técnica LASIK. Con la PRK las evitamos.
Rango de dioptrías; Miopes de 0 a 4 dioptrías, astigmatismos de 0 a 4 dioptrías, o combinadas sin que superen las 4 dioptrías.
Córneas con grosores bajos.
En ojos con sequedad ocular puede representar una ventaja respecto a la técnica LASIK.

Contraindicaciones:
No puede realizarse en hipermétropes. Sólo en los casos que el defecto refractivo principal es el astigmatismo y se asocie con hipermetropía baja.
Estado refractivo inestable. Que exista una variación mayor de -1.0 D en miopes o astigmatismos respecto a la graduación habitual del paciente.
Que la paciente esté embarazada no es una contraindicación propiamente dicha. Aunque  es recomendable esperar unos meses tras el parto hasta alcanzar la estabilidad refractiva.
Curvaturas corneales muy planas que deban aplanarse más para corregir la graduación.
Grosores corneales insuficientes para hacer el moldeo requerido.
Pacientes que su actividad laboral o hobbies puedan verse comprometidos por los reflejos corneales generados por la cirugía. Los reflejos o halos están directamente relacionados con el diámetro pupilar del paciente. Siendo necesarias áreas de tratamiento grandes para disminuir la aparición de éstos reflejos, en pacientes con diámetros pupilares grandes
Patologías propias de la córnea; úlceras, queratoconos, córneas que han cursado herpes simple o herpes Zoster (se ha de dejar pasar el tiempo adecuado, de lo contrario, se puede reactivar el virus), etc.

 

 
LASEK: Muy parecida a la PRK. Cubre un rango pequeño de dioptrías. No precisa corte corneal (flap). El epitelio se separa del resto de capas de la córnea para hacer el tratamiento, pero se restituye una vez aplicado el láser, por lo que la recuperación es algo más rápida y menos dolorosa que la PRK. Y parece existir menor inflamación, por lo que la visión se restituye antes que en la PRK. Al igual que ésta, abarca un rango pequeño de dioptrías.
 

Indicaciones:
Pacientes con curvaturas de córneas altas e irregulares pueden tener mayores probabilidades de complicaciones en la formación del flap (colgajo) que se precisa en la técnica LASIK.  Con la técnica LASEK evitamos todas éstas complicaciones.
Rango de dioptrías; Miopes de 0 a 4 dioptrías, astigmatismos de 0 a 4 dioptrías, o combinadas sin que superen las 4 dioptrías.
Córneas con grosores bajos.
En ojos con sequedad ocular puede representar una ventaja respecto a la técnica LASIK.
Pacientes que requieran reestablecer su visión lo más rápido posible y que no puedan ser candidatos a LASIK.

Contraindicaciones:
No puede realizarse en hipermétropes. Sólo en los casos que el defecto refractivo principal es el astigmatismo y se asocie con hipermetropía baja.
Estado refractivo inestable. Que exista una variación mayor de -1.0 D en miopes o astigmatismos respecto a la graduación habitual del paciente.
Que la paciente esté embarazada no es una contraindicación propiamente dicha. Aunque  es recomendable esperar unos meses tras el parto hasta alcanzar la estabilidad refractiva.
Curvaturas corneales muy planas que deban aplanarse más para corregir la graduación. Se recomienda no dejar córneas con K´s medias inferiores a 36D.
Grosores corneales insuficientes para hacer el moldeo requerido.
Pacientes que su actividad laboral o hobbies puedan verse comprometidos por los reflejos corneales generados por la cirugía. Los reflejos o halos están directamente relacionados con el diámetro pupilar del paciente. Siendo necesarias áreas de tratamiento grandes para disminuir la aparición de éstos reflejos, en pacientes con diámetros pupilares grandes
Patologías propias de la córnea; úlceras, queratoconos, córneas que han cursado herpes simple o herpes Zoster (se ha de dejar pasar el tiempo adecuado, de lo contrario, se puede reactivar el virus), etc.

 

 

RELEX SMILE: La modificación de la córnea se realiza eliminando en bloque (lentículo) el tejido corneal necesario, por una pequeña incisión en la córnea. No se precisa colgajo corneal (flap), ni retirar el epitelio corneal por lo que es muy ventajosa. Por contra, precisa de un equipo muy sofisticado y es una técnica poco versátil. Parece ser el futuro de la cirugía refractiva con láser.

Indicaciones:
Pacientes con curvaturas de córneas irregulares, muy curvas o muy planas pueden ser buenos candidatos, al eliminar las complicaciones derivadas del corte (flap).
Rango de dioptrías: miopes entre -1.00 y -10D, astigmatismos entre 0 y-5.0 dioptrías. Aunque se ha de valorar el grosor central y periférico del lentículo. No se contempla para hipermétropes.
Pacientes con ojo seco presentan una menor sequedad postoperatoria en comparación con el LASIK.
La recuperación visual del paciente parece ser más rápida que en cualquier otra técnica, probablemente por una menor inflamación y por conservarse íntegra la parte anterior de la córnea.  Además, existen menos riesgos de que se formen microestrias.

Contraindicaciones:
Las mismas que puedan existir en las otras técnicas: LASIK, PRK y LASEK.
Graduaciones muy bajas que puedan impedir extraer el lentículo.

 

 

 

 

2- Lentes intraoculares

En estas cirugías, la córnea no sufre modificación alguna. Se introduce en el ojo una lente compensatoria del defecto refractivo (graduación) del paciente. Clasificamos estás lentes según sea su posición final dentro del ojo:
De cámara anterior: si la lente se ubica entre la córnea y el iris.
De cámara posterior: si la lente se ubica entre el iris y el cristalino (la lente natural del ojo)
En ambos casos se conserva el cristalino del paciente, por lo que se denominan lentes fáquicas.
Cuando se elimina el cristalino sin que el sujeto presente cataratas (opacidad), se realiza una lensectomía refractiva (se vacía el cristalino) e implantamos en su lugar una lente afáquica.

El implante de lentes intraoculares respecto a las cirugías con láser presentan las siguientes ventajas: reversibilidad (se puede explantar la lente), mejor calidad visual, y entre otras, menor sequedad ocular.

LENTES FÁQUICAS:
Son todas aquellas lentes que se implantan con la conservación del cristalino (lente natural del ojo), por lo que se albergan el posiciones anteriores al cristalino.

IRIS CLAW/CACHET: Son lentes intraoculares que se sitúan en cámara anterior. Las iris claw, como su nombre indica, queda pinzadas al iris por unos hápticos modificados que actúan de pinza. Y las lentes cachet, entre otras, se sitúan entre la córnea y el iris con los típicos hápticos de presión.

Indicaciones:
Pacientes entre 21 y 70 años que deseen operarse de miopía o miopía y astigmatismo y que no se contemplan cirugías con láser u otros tipos de lentes.
Son lentes muy utilizadas en implantes secundarios. Pacientes que ya han sido operados tiempo atrás, que les ha quedado una graduación residual  y que la lente que portan no puede ser explantada o sustituida.
Graduación estable (como mínimo 1 año)
El rango de dioptrías que cubre es de -6.0D  hasta -16.0 dioptrías.
El ángulo iridocorneal ha de ser de 30º o más.

Contraindicaciones:
Inestabilidad refractiva.
Astigmatismos >2D
Pacientes con profundidad de cámara estrecha (<3.2 mm incluyendo el grosor corneal)
Pacientes con glaucoma, cataratas o con historial clínico de iritis, dispersión pigmentaria o pseudoexfoliativos.
Densidad celular endotelial comprometida.

ICL (Implanted collamer lens): Es una de las lentes fáquicas más implantadas. Se trata de una lente que se ubica en sulcus (sujeción anatómica entre el iris y el cristalino). Su éxito radica en su predictibilidad, su calidad visual, y en la mejora visual que se alcanza en algunos casos de miopes con agudezas visuales disminuidas.
Este tipo de lentes fáquicas por su posición y forma son fácilmente explantables. Por lo que de requerir una cirugía de cataratas, en el mismo acto quirúrgico puede retirarse la lente (ICL).

Indicaciones:
Está entre los 21 y 50 años de edad con cualquier defecto refractivo (miopía, hipermetropía o astigmatismo –combinado o no-).
Como en cualquier cirugía refractiva se precisa estabilidad de como mínimo 1 año.
Cubre un rango de potencias muy grande;  de +10D a D-20D y astigmatismo de hasta 6 dioptrías.
Se precisa una profundidad en la cámara anterior de  > 2,85 mm.
El endotelio corneal no debe estar dañado.

Contraindicaciones:
Espacio insuficiente para albergar la lente.
Que el paciente tenga cataratas (por pequeñas que sean).
Que existan enfermedades oculares preexistentes tales como el glaucoma, iritis, pseudoexfoliación o retinopatía diabética.

 

 

LENTES AFÁQUICAS:

Son todas aquellas lentes que sustituyen al cristalino (lente natural). La posición generalizada de estas lentes es en el saco capsular que es el espacio generado al vaciar el núcleo del cristalino. En algunos casos pueden ocupar posiciones similares a las dadas en las lentes fáquicas. Esto sólo sucede en un porcentaje pequeño de los casos, y siempre, sin comprometer la visión del paciente.

Las lentes afáquicas pueden clasificarse atendiendo:
Al defecto refractivo que corrigen: esféricas si corrigen miopía o hipermetropía, o tóricas si además corrigen astigmatismos. Estas últimas están indicadas en pacientes que tienen astigmatismos mayores de 1.5D (dioptrías). Astigmatismos más pequeños pueden reducirse significativamente mediante las incisiones que se precisan en la cirugía.
A las distancias a las que nos van a permitir ver: monofocales si sólo poseen una distancia corregida (normalmente distancia lejana) o multifocales si poseen varias distancias corregidas (lejos, intermedia y cerca).
A su vez, las lentes monofocales y multifocales pueden ser esféricas o tóricas.
Pese a la gran evolución de las lentes multifocales, aún son altamente dependientes de la intensidad de luz en distancias próximas. La calidad visual puede verse disminuida por los halos generados en condiciones nocturnas.
Ya sea con el cristalino sin opacificar (lensectomía) u opacificado (cataratas) los pasos a seguir en la cirugía son los mismos.

Indicaciones:
La cirugía de catarata está indicada cuando la función visual del paciente no le permite cubrir sus necesidades visuales habituales.
Otras indicaciones de la cirugía son: anisoemetropía (graduaciones diferentes en los dos ojos) en presencia de catarata, cataratas congénitas que comprometan el desarrollo normal del ojo, cuando hay inflamación inducida por el cristalino (facolisis, facoanafilaxis) o cuando existe un cierre angular inducido por el cristalino (facomórfico).

Contraindicaciones:
La cirugía de la catarata estaría contraindicada si la función visual es suficiente para las necesidades del paciente. Salvo que exista una razón estética.
Cualquier patalogía retiniana que justifique la privacidad de visión y no garantice una mínima recuperación visual.
Cuando la cirugía no es segura para la salud general u ocular del paciente.
Cuando no pueda garantizarse un cuidado post-operatorio adecuado (riesgo alto de infecciones).

 

 

¿Desea realizar una visita virtual con un profesional?

¡Regístrese antes!

Antes de continuar necesitamos que nos ayude a calibrar su pantalla

 

Calibrar ahora